Puerto Blest y Cascada de los Cántaros, desde Bariloche

Amaneció frío, aunque es verano, vamos a Puerto Blest y Cascada de los Cántaros, salimos apurados. Hoy vamos otra vez en excursión lacustre con Turisur, y el día anterior no cargamos la tarjeta de transporte, es domingo, y todo está cerrado!

Tenemos que ir a Puerto Pañuelo de nuevo, vamos hasta la oficina de la Agencia, pero el micro de traslado está completo. Volvemos a tomar el colectivo 20, nos gana la desesperación porque no podemos llegar tarde. Apelamos al chofer, pero nos dice que no, no puede aceptarnos dinero, solamente se paga con tarjeta. Preguntamos a la gente del colectivo, les aclaro que les pago por el uso de la tarjeta, y un alma caritativa, una santa señora! nos prestó su tarjeta para sacar el pasaje! Gracias totales!

Llegamos justo a tiempo a Puerto Pañuelo, y en esta ocasión viajamos en el Victoria Andina, previo paso por la ventanilla para pagar el ingreso a parques nacionales.

Navegando a Cascada de los Cántaros

Empezamos a navegar y esta mañana el lago se ve más hermoso aún que el día anterior.

A los pocos minutos pasamos muy cerca de la Isla Centinela, donde descansan los restos de Francisco Pascasio Moreno, el Perito. El catamarán reduce la velocidad y hace sonar tres veces su bocina presentando sus respetos, se te pone la piel de gallina.

Salimos a la cubierta y subimos para disfrutar el viaje arriba.

Aparecen las gaviotas y nos siguen, la mitad de la gente otra vez con las galletitas y los brazos arriba, y la otra mitad a a tratar de sacar fotos, nosotros somos de los segundos (aunque no lo puedan creer, nos olvidamos las galletas!)

Se adentra por el Brazo Blest del lago Nahuel Huapi, y el color del lago es cada vez más bello, a la izquierda en un punto se puede apreciar la cima del Tronador nevada, estén atentos porque se ve por poco tiempo.

El agua pasa de un  azul oscuro y brillante a un verde azulado y luego a turquesa oscuro, belleza pura.

Camino a la cascada

Desembarcamos para caminar a la cascada de los cántaros, son 700 escalones que hay que subir para llegar:

Se ve hermosa la cascada, pese a que no ha llovido, por lo tanto tiene poca agua y no luce en todo su esplendor.

Con tres miradores bien señalizados, para nosotros dos, bichos de oficina, es agotador, lo reconozco, porque los caminos de madera, se adentran en la selva valdiviana. De verdad se siente mucho más frío el aire, porque está cargado de humedad. Y tanta humedad, también hace más cansadora la subida, pero no se asusten, incluso, verán abuelitos haciendo el recorrido, obviamente, mejor que los que escriben.

En el camino podrán ver un alerce de más de 1500 años, los retamos a que les salga en la foto, es tan grande que es imposible!

Al final, se llega al Lago Cántaros que es el que nutre la cascada.

Puerto Blest

La vuelta es en bajada y sin entrar en los miradores, es más rápido. También para los que tengan energías pueden caminar por el bosque para llegar al puerto Blest, por unos senderos señalizados. Obviamente, nosotros no fuimos de la partida, llegamos de nuevo a la embarcación, que cruza enfrente a Puerto Blest. Donde se encuentra el Hotel Puerto Blest, que es una maravilla y rodeado sólo por la naturaleza (queda pendiente alojarnos alguna vez en este lugar, es increíble!).

Que se puede hacer en Puerto Blest?

Aquí está la posibilidad de hacer una navegación extra por el Brazo Frías del Lago Nahuel Huapi. Por este paseo, debe pagarse un adicional, para que lo lleven en bus hasta la laguna Frías y ahí navegar en otra embarcación.

También puede aprovecharse ese tiempo para almorzar o caminar por los alrededores que tiene paisajes soñados o hacer un trekking de 3 kilometros, hasta la laguna Frías (donde se embarca para la navegación). Nosotros decidimos quedarnos.

Buscamos un lugar para almorzar, a unos metros del hotel, observamos que la gente aprovechaba el parque para hacer picnic. Pero nos enteramos que hay un hermoso quincho de troncos (Barranco de los huillines), con mesas y sillas que podíamos utilizar! Estas instalaciones son del hotel, y en temporada alta funciona un restaurant, pero ahora en verano permitían usarlas a los visitantes. La verdad es que nos pareció un detallazo! También hay baños con muy buenas instalaciones, y un buffet donde comprar. El hotel también cuenta en su edificio con una cafetería y un restaurant con increíbles vistas.

Laguna Frías y Puerto Alegre

Habíamos llevado una vianda porque pensamos que no había nada donde comprar en la zona, así que comimos rápido y emprendimos el trekking a la laguna Frías. Al salir, consultamos a un chofer en la puerta y nos dijo que lo esperáramos que ya salía para allá y nos llevaba. Buenísimo!

Los escalones habían hecho mella en nosotros. Así que más que agradecidos con Turisur, pese a que no habíamos contratado la excursión lacustre por el Frías, nos permitieron ir en el micro hasta Puerto Alegre en la laguna, incluso paró por el camino varias veces a levantar a otros! De verdad, agradecidos!

Bajamos en la laguna, nos sacamos algunas fotos y volvimos otra vez en el bus al Hotel Puerto Blest.

Los colores de Puerto Blest

Según lo que nos dice esta coloración se debe a las partículas diminutas de roca que se desprenden del roce del glaciar con las paredes del Monte Tronador. Caminamos para el lado de la costa, y se ve a la derecha el color verde lechoso del brazo Frías.

y hacia la izquierda el brazo Blest con un color azul brillante. En esta foto, miren la diferencia de colores de las aguas:

Ibamos a ir a la playa de arenilla que queda bajando a la costa hacia la izquierda, pero nos quedamos observando a un muchacho que caminaba hacia la derecha. Lo vimos dirigirse a una playa pedregosa y vemos unas cadenitas, que no impedían el paso, (…pero que indicaban que no se podía pasar!).

La unión de las aguas de los brazos Frías y Blest

Lo pensamos unos diez segundos, y lo seguimos. Caminamos hasta la punta de la costa, donde se unen el brazo Frías que veíamos antes (verde clarito) y el brazo Blest (azul oscuro). Cuando llegamos no podíamos creer lo que veíamos! La unión de las aguas forma un espiral con colores increíbles! Les digo, no dejen de ir! Es un lugar de ensueño y las fotos no le hacen justicia, tienen que verlo con sus propios ojitos!

Volvimos felices a tomar el catamarán que nos llevaría de vuelta a Bariloche. Recuerden que cuando el catamarán sale, también podrán apreciar la unión de los brazos del lago con sus tonalidades! (como ven en la foto de la portada)

La excursión a Puerto Blest y Cascada de los Cántaros, se convirtió en nuestra favorita! Volvimos descansando, disfrutando las vistas, con las gaviotas que volvieron y con los ojos llenos de paisajes, que esperamos no se nos olviden.

Si querés saber como planear te dejamos nuestra guia para organizar el viaje y el próximo recorrido es Ruta de los 7 lagos a San Martin de los Andes.

Hasta la próxima!

Mabel y Lisandro

Datos útiles

Colectivo Línea 20. Utiliza tarjeta electrónica que se adquiere en varios lugares de la ciudad, comercios, etc. y también tarjeta SUBE.

Turisur: Mitre 219 Bariloche, les dejo los horarios, http://www.turisur.com.ar/horarios.php

La excursión hoy en día, cuesta $3.300.- para mayores de 13 años, $1650 para jubilados y menores de 5 a 12 años y los menores de 5 no pagan.

Costo del Ingreso al Parque Nacional: $ 400 (extranjeros) – $180.-(residentes nacionales) – $90.- (menores de 6 a 12 años) – $80.- (residentes provinciales y estudiantes universitarios).
Costo de la Tasa de Embarque : $ 90. (pagaderos en Puerto Pañuelo)

Seguinos y compartí en:
RSS
Twitter
Visit Us
Follow Me
YouTube
YouTube
Instagram

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *