De Salta a Cachi: 5 Lugares imperdibles

Estábamos alojados en un hotel céntrico de la ciudad de Salta, vinieron varias vans y éramos varios huéspedes en el lobby, pero ninguna para nosotros. Estábamos muy ansiosos y nos fue ganando la preocupación, al ir quedando solos, pero apareció nuestra combi al rescate y arrancamos el día!

De la aridez a la selva

Comenzamos el recorrido por el Valle de Lerma, observando un paisaje que te llena de paz. Cuando empezamos a ascender, la vegetación se hace cada vez mas presente, al punto de parecer una selva. Selva… pero acá entre tanta aridez? Selva en Salta? Sí, es una selva de altura, que se llama Yunga!

Cada tanto empiezan a verse cardones y nos agolpamos en las ventanillas, tratando de sacar fotos, que obviamente, salen todas movidas. Paramos en un lugar donde se puede desayunar algo, cargar los termos para el mate, y sacar fotos a alguna llama, que los pobladores locales, tienen en sus patios.

La cuesta del obispo, el mirador más lindo de Salta.

Seguimos viaje, la vegetación se va achatando a medida que ascendemos en una serie de curvas. Las laderas de las montañas muestran colores rojizos y verdes, estamos atravesando la Quebrada de Escoipe. En la próxima parada nos muestra el lugar por donde vinimos en una panorámica inolvidable: La Cuesta del Obispo.

La Cuesta del Obispo

El paraje desde donde se observa la cuesta en todo su esplendor se llama Piedra del Molino, y está a 3457 metros sobre el mar. Allí puede verse la enorme piedra de molino, de granito. Esta piedra, al ser llevada en carro para una estancia, por las toneladas de peso, se partió, y nunca fue retirada. También se encuentra la pequeña Capilla San Rafael, de piedra, que es muy pintoresca.

Capilla de San Rafael

Seguimos viaje y nos encontramos con una ruta, llamada la Recta del Tin Tin, y aunque no se pueda creer, esto fue un camino incaico: el «Qhapaq Ñan» trazado por los indígenas a los 3000 msn y por 19 kilómetros en una línea perfectamente recta.

Parque Nacional Los Cardones

En la misma recta, nos detenemos, llegamos al Parque Nacional Los Cardones. Estábamos más que contentos de poder ver a estos gigantes de cerca! En el parque hay un camino señalizado para recorrer la zona, con información sobre los cardones. Es importante no pisar en zonas delimitadas y hacer caso a los guardaparques. El lugar recibe muchos turistas y hay que cuidar a esta especie que estuvo en peligro de extinción.

Vista del Parque Nacional Los Cardones

Su crecimiento es tan solo de un cm por año, y vimos algunos que deben tener unos 500, ya que miden más de 5 metros de altura. Son un prodigio de la naturaleza, algo que leímos en uno de los carteles es que de 80.000 semillas que produce un fruto, sólo una prospera, siempre y cuando consiga una niñera… Quien es la niñera? La jarilla, un arbusto mucho más pequeño que da sombra suficiente para que la semilla germine y durante los primeros años tenga refugio del sol y de las heladas. No se pierdan observar el lado de enfrente del Parque Nacional los colores de las montañas!

Vista desde el Parque Nacional Los Cardones

Payogasta: nevados, especias y ajíes

Continuamos viaje rumbo a Payogasta, para hacer una parada en un mirador desde donde se pueden apreciar las cumbres siempre blancas de los Nevados de Cachi (6.386 msn) y de Palermo (6.200 msn). Hacemos las fotos de rigor y respiramos aire puro. Aprovechamos para comprar condimentos en los puestos que hay a orillas de la ruta: ají molido rojo picante y dulce, cúrcuma, pimienta molida blanca y negra, y nuez moscada. No se pierdan que al seguir viaje, se pueden ver en los patios de los pobladores de Payogasta, los secaderos de ají, pintando todos los pisos de un rojo furioso.

Cachi, un pueblo con mucho encanto

Luego llegaremos a nuestro destino final: Cachi, un pueblo como detenido en el tiempo, hay otra velocidad, aunque no dejan de llegar turistas a diario, se vive de otra manera y se nota. Es pasado el mediodía y tenemos mucho hambre, así que en la esquina de la plaza todos nos dirigimos rápido al restaurant. Qué comimos..? mmmm tanto hambre teníamos que no nos podemos acordar, y tampoco es que sacamos foto, el estómago pudo más… pero yo creo que empanadas hubo seguro!

Salimos a caminar por el pueblo, donde la plaza 9 de julio es el centro de todo. El museo arqueológico con su enorme recova está a un lado y al fondo, la iglesia de San José (Monumento Histórico Nacional). Recorremos un poco, vemos algunos locales de artesanías, como es la hora de la siesta, los pocos caminantes somos turistas.

La Plaza de Cachi

Resuena una voz estridente, que confundimos con chicos que están en la plaza, pero no es así. Descubrimos a una coplera, quien sentada sola en medio de la plaza canta sus coplas al son de la caja. Nos fuimos acercando por curiosidad y terminamos grabando todo un video con ella! Nuestra sorpresa fue mayor al regresar, ya que supimos que es un personaje muy famoso en Cachi, y le han hecho notas en varios medios de comunicación.

La famosa coplera de Cachi

Este día tuvo de todo, no paramos de asombrarnos con los paisajes, la gente, las costumbres, realmente es un viaje que recomendamos si vas a Salta, no duden en hacerlo!

Por la tarde iniciamos el regreso hacia Salta la Linda, con los ojitos llenos de paisajes!

Si tienen pensado visitar Salta, o hacer algún recorrido por Argentina, no se olviden que pueden aprovechar el programa del Ministerio de Turismo, te dejamos la guía: Previaje, qué es y cómo funciona? para que veas como se tramita el reintegro del 50% de tus gastos en turismo!

Hasta la próxima gente linda!

Lisandro y Mabel

Si queres seguir recorriendo Argentina con nosotros:

 


BARILOCHE Y ALREDEDORES: QUE HACER EN 7 DIAS?

Seguinos y compartí en:
RSS
Twitter
Visit Us
Follow Me
YouTube
YouTube
Instagram

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *